Prólogo de Agustín Fernández, vicerector de Transformación Digital de la UPC

Prólogo del libro Deep Learning – Introducción práctica con Keras

Prólogo

En 1953, Isaac Asimov publicó Segunda Fundación, el tercer libro de la saga de la Fundación (o el decimotercero según otras fuentes, este es un tema de debate). En Segunda Fundación aparece por primera vez Arkady Darell, uno de los principales personajes de la parte final de la saga. En su primera escena, Arkady, que tiene 14 años, esta haciendo sus tareas escolares. En concreto, una redacción que lleva por título “El Futuro del Plan Sheldon”. Para hacer la redacción, Arkady está utilizando un “transcriptor”,un dispositivo que convierte su voz en palabras escritas. Este tipo de dispositivo, que para Isaac Asimov era ciencia ficción en 1953, lo tenemos al alcance de la mano en la mayoría de nuestros smartphones, y el Deep Learning es uno de los responsables de que ya tengamos este tipo de aplicaciones, siendo la tecnología otro de ellos.En la actualidad disponemos de GPUs (Graphics Processor Units), que solo cuestan alrededor de 100 euros, que estarían en la lista del Top500 hace unos pocos años (compitiendo con máquinas que costaron millones de dólares). Las GPUs estaban pensadas para facilitar la programación de videojuegos,  pero una combinación de pequeños cambios (shaders unificados, memoria compartida, instrucciones de acceso a memoria, Tensor Cores… ¡quizá no sean tan pequeños!), y la aparición de nuevas herramientas de programación (CUDA, OpenCL, OpenACC), han facilitado el uso eficiente de GPUs en aplicaciones de propósito general, entre ellas Deep Learning. Además, teniendo en cuenta que cada año se venden más de 1 000 millones de smartphones (todos llevan una GPU), y que el negocio de los videojuegos es muy atractivo, tenemos garantizado que la mejora tecnológica de las GPUs va a continuar durante mucho tiempo.

Conozco a Jordi desde hace más de 30 años; siempre ha estado muy preocupado por los últimos avances tecnológicos, no solo en nuestra área de conocimiento (Arquitectura y Tecnología de Computadores), sino en temas más amplios que podríamos englobar en lo que se conoce en el mundo anglosajón como Computer Science. Jordi está pensando en la investigación, pero también en transferir esos conocimientos a nuestros estudiantes (este, y no otro, es el fin último de la investigación en la universidad). Teniendo en cuenta esto, no es de extrañar que se haya embarcado en publicar una serie de libros dedicados a Deep Learning. Estas herramientas están cambiando la forma de encarar los problemas de computación y están abriendo el espectro de qué cosas puede hacer un computador.

¿Y qué nos depara el futuro? Para estar mejor informados, podemos empezar leyendo este libro, pero en los próximos años vamos a tener una serie de aplicaciones revolucionarias muy relacionados con Deep Learning: coches autónomos, tratamiento de lenguaje natural, traducción automática…

Quien lo va a tener difícil serán los escritores de ciencia ficción, a quienes se les complica el imaginar nuevos dispositivos que no hayan sido ya diseñados por ingenieros actuales.

 

Agustín Fernández

Vicerrector de Transformación Digital de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC)

2018-06-12T19:54:30+00:00June 11th, 2018|